• 15 DIC 17
    Obesidad y Sobrepeso en la Etapa Adulta con el Antecedente de Nacer vía Cesárea

    Obesidad y Sobrepeso en la Etapa Adulta con el Antecedente de Nacer vía Cesárea

    En el marco del XXII Congreso Latinoamericano de Ginecología y Obstetricia FLASOG 2017, se llevó a cabo el I Encuentro Latinoamericano de Residentes en el que residentes de diferentes países presentamos la evidencia científica más reciente con relación a algunos temas que en la actualidad generan controversia en Obstetricia y Ginecología.

    A razón del alarmante aumento de la tasa de cesáreas, una de las secciones estaba relacionada a posibles efectos del nacimiento por cesárea. Tuve la oportunidad de participar con el tema Obesidad y Sobrepeso en la etapa adulta con el antecedente de nacer vía Cesárea, del que a continuación les comparto algunas de las conclusiones más importantes.

    Obesidad y Sobrepeso en la etapa adulta con el antecedente de nacer vía Cesárea

    Ana Cristina Mogollón Mariño
    Residente Obstetricia y Ginecología
    Universidad Nacional de Colombia

    ¿Por qué pensar en el sobrepeso y la obesidad?

    La Obesidad y el sobrepeso en adultos constituyen en la actualidad una epidemia que cada día demanda mayores esfuerzos en salud destinados a la generación de nuevas y mejores estrategias que permitan el control de su creciente prevalencia e incidencia así como de las comorbilidades derivadas: síndrome metabólico, diabetes mellitus tipo 2, síndrome de apnea obstructiva de sueño, enfermedad coronaria, enfermedad cerebrovascular, trastornos psicológicos, cáncer, entre otros.

    TABLA

    Según cifras del la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el 2016 más de 2.1 billones de adultos tenían sobrepeso u obesidad (39% de la población adulta mundial), duplicando la cifra observada para el año de 1980 y con un comportamiento geográfico que reconoce regiones en las que incluso la población de adultos sin sobrepeso ni obesidad es menor comparada con la que sí los presentan. La mayor prevalencia la tienen las mujeres con un 38% comparadas con un 36.9% en el caso de los hombres, y según las proyecciones calculadas, se espera que para el año 2030 la población adulta con sobrepeso y obesidad alcance los 3.3 billones, es decir, un 57.8% de la población adulta mundial tendrá sobrepeso u obesidad.

    Entre niños, niñas y adolescentes, el sobrepeso y la obesidad comienzan también a tener impacto importante: existe un incremento en la prevalencia con cifras que se han duplicado alcanzando un 23% en países desarrollados y de un 10% en países en vías de desarrollo.

    MAPA

    Y ¿por qué este crecimiento tan acelerado de las cifras?

    Las primeras estrategias que se han implementado, y cuyos pilares son las modificaciones en los hábitos nutricionales y en la actividad física, no han sido suficientes. Se ha establecido que la respuesta a la dieta y a los esquemas de actividad física no es la misma para todos los individuos: en algunos no se logra la pérdida de peso inicial, en otros no se logra el efecto sostenido a largo plazo y en otros simplemente no hay resultados con la terapia. Adicionalmente, se han descrito fenotipos de obesidad con implicaciones en diagnóstico, tratamiento y pronóstico diferentes.

    Por todo lo anterior, los conceptos en relación a las causas y factores de riesgo asociados al sobrepeso y a la obesidad han debido replantearse. Si bien el problema final consiste en una alteración en el balance entre la ingesta calórica y el consumo energético (generando un exceso energético que supone mecanismos de almacenamiento), los factores que generan esta alteración no son exclusivos de la dieta o de los hábitos de alimentación inadecuados ni tampoco de una actividad física disminuida. Dicha alteración deriva de una relación compleja y dinámica entre numerosos factores (demográficos, ambientales, genéticos, fisiológicos, sociales, económicos, culturales, entre otros), cada uno de los cuales hace un aporte diferente en cada uno de los individuos y sobre diferentes periodos críticos del desarrollo.

    Y ¿cuál es el papel del nacimiento por cesárea en el sobrepeso y la obesidad?

    Los resultados con relación a la asociación entre el nacimiento por cesárea y el sobrepeso y la obesidad son, en principio, controversiales. Las diferencias entre el número y las características de la población incluida en los estudios, así como la calidad metodológica y el tiempo de seguimiento de los mismos ha dado lugar a resultados variables. Sin embargo, el incremento en el número de nacimientos por cesárea ha favorecido la aparición de estudios con mejor calidad metodológica, la mayoría de los cuales confirman que existe un riesgo incrementado de padecer obesidad y sobrepeso cuando existe el antecedente de nacimiento por cesárea.

    CUADRO

     

     

    Existen dos revisiones sistemáticas, la primera publicada en el 2012 (Li HT, Zhou YB, Liu JM. The impact of cesarean section on offspring overweight and obesity: a systematic review and meta-analysis. Int J Obes (Lond). 2013 Jul;37(7):893-9) y la siguiente en el 2014 (Darmasseelane K, Hyde MJ, Santhakumaran S, Gale C, Modi N. Mode of delivery and offspring body mass index, overweight and obesity in adult life: a systematic review and meta-analysis. PLoS One. 2014 Feb 26;9(2)), diseñados con el objetivo de establecer si los individuos con nacimiento por cesárea tenían mayor riesgo para sobrepeso y obesidad comparado con aquellos que nacían por parto vaginal. Ambos meta-ánálisis incluyeron estudios de cohortes y casos y controles y los resultados obtenidos establecen, en el caso del primer meta-análisis, un OR para Sobrepeso y Obesidad de 1.33 (IC 95% 1.19 – 1.48), y para el segundo, un OR para sobrepeso de 1.26 (IC 95% 1.16 – 1.38) y para Obesidad de 1.22 (IC 95% 1.05 – 1.42).

    Una de las principales observaciones para la evidencia demostrada por estos meta-análisis era la probabilidad de que la asociación encontrada entre cesárea con sobrepeso y obesidad se modificara una vez se realizaran análisis con control de variables de confusión tales como índice de masa corporal materno pregestacional, lactancia materna exclusiva, edad materna, región geográfica de nacimiento, etnia, antecedente de cesárea previa, entre otros. Sin embargo, el estudio de cohorte prospectiva publicado en JAMA en noviembre de 2016 (Yuan C, Gaskins AJ, Blaine AI, Zhang C, Gillman MW, et al. Association Between Cesarean Birth and Risk of Obesity in Offspring in Childhood, Adolescence, and Early Adulthood.JAMA Pediatr. 2016 Nov 7;170(11)), que incluyó 22.068 niños y niñas y en el que se llevaron a cabo análisis con control de dichas variables que podrían afectar la asociación observada y que comparó con el nacimiento por vía vaginal, también confirma que la cesárea se comporta como un factor de riesgo para el sobrepeso y la obesidad en la adolescencia y la etapa adulta.

    En conclusión…

    Dentro del origen multifactorial y complejo del Sobrepeso y la Obesidad, el nacimiento por cesárea también constituye un factor de riesgo cuyos mecanismos biológicos subyacentes no están aún claramente definidos, y será preciso llevar a cabo más estudios con el fin de evaluar variables tales como uso previo de antibióticos que aún demuestran resultados controversiales.

    Desde el punto de vista de las implicaciones de la evidencia actual en la práctica diaria en Ginecología y Obstetricia, se debe considerar que si la obesidad es una epidemia, que tiene una mayor prevalencia en mujeres y entre su etiología se consideran factores del medio ambiente intrauterino y del nacimiento, nuestra responsabilidad será la identificación oportuna de factores de riesgo en las pacientes (IMC pre-gestacional, ganancia de peso, entre otros), con intervenciones oportunas y que incluyan decisiones sustentadas para el nacimiento por cesárea.