• 14 MAR 18
    Día Internacional de la Mujer, un momento de reflexión.

    Día Internacional de la Mujer, un momento de reflexión.

    Día Internacional de la Mujer, un momento de reflexión.

    El 8 de marzo se celebró una vez más el día internacional de la mujer, fecha en la que se conmemoran las grandes batallas que muchas mujeres han dado a través de la historia con el fin de conquistar espacios, lograr la igualdad y mejorar su calidad de vida. Sin embargo, existen aún muchas más batallas por conquistar, como mayor participación en política, acceso a cargos directivos, salarios equitativos, así como la garantía de nuestros derechos sexuales y reproductivos.

    Nacer mujer, en el mundo, aún es sinónimo de inequidad; es más, en muchos países de bajos ingresos, implica no tener voz, ni ser dueña de tu propio cuerpo, en Colombia, pese a que hemos hecho grandes avances frente a temas como el acceso a la educación, ser mujer es, en algunos ámbitos, un impedimento para acceder a determinadas esferas de poder, tanto político como laboral.

    Sin embargo, cada día vemos más mujeres con deseos de conquistar espacios, empoderadas y con todas las capacidades para lograr las metas que se proponen. Fecolsog, al ser el gremio de los especialistas que cuidan la salud de las mujeres, está comprometido con trabajar por y para ellas, generando espacios académicos de vanguardia, capacitando a los profesionales de la salud en derechos sexuales y reproductivos, así como en anticoncepción y manejo de emergencias obstétricas, para que sean menos las mujeres que no pueden acceder a los servicios de salud por prejuicios, barreras o desconocimiento.

    Otro tema que es aún imperativo en nuestra sociedad, en la que se presentan reiterativamente dejos machistas, es la erradicación de todo tipo de violencia hacia las mujeres, desde la que se presenta de manera velada frente a nosotros, como la que ha cobrado las vidas de mujeres y niñas inocentes y en este punto me detengo para que creemos conciencia y educación desde la infancia, no solamente dirigida a las niñas sino a los niños, puesto que es en la primera etapa de la vida, donde se aprenden modelos que se imitan a lo largo de la adultez, de tal forma, no permitamos que al interior de nuestras familias, núcleos de amigos y/o de trabajo se perpetúen conductas machistas que vayan en detrimento de la dignidad de las mujeres, mirémonos de manera crítica y corrijamos comportamientos que sean nocivos para nuestra sociedad.

    Desde mi punto de vista personal, espero que en el futuro próximo no sea necesario recordar el día de la mujer como un día de reivindicación social, por el que muchas mujeres dieron su vida tratando de alcanzar condiciones justas de trabajo, el derecho al voto o simplemente la erradicación de la violencia; quisiera que se conmemorara un día en el que nuestros pares los hombres, reconozcan en nosotras a un igual, con las mismas capacidades de decisión, de elección, de desempeño que ellos; con los mismos derechos para ocupar posiciones, contar con el mismo salario de hombres que desempeñan las mismas funciones. Espero poder un día, celebrar la tranquilidad de pensar que mis hijas no sufrirán ningún tipo de discriminación por haber nacido mujeres y que las posibilidades infinitas a las que pueden acceder en un mundo como el que vivimos hoy se abran a la par para ellas como para los niños de su edad.
    No es un eufemismo y considero, que estamos más cerca de lograr la igualdad entre géneros. Si lo pensamos hace 61 años no podíamos votar, no contábamos con acceso a educación superior y en muchos casos no había opciones en anticoncepción y mucho menos pensar en tener derecho sobre nuestro cuerpo y nuestras decisiones. En la actualidad, más del 50% de los estudiantes universitarios son mujeres, contamos con representación (aún baja) en posiciones de gobierno y pese a que no tenemos los mismos beneficios en remuneración, muchas de nosotras hemos accedido a puestos de dirección.

    Esta reflexión, no es con el fin de generar enfrentamientos, sino con la intención de tener espacios de comunicación en los cuales como sociedad apoyemos a todas las mujeres a lograr sus metas, los países en los que se brinda educación a las niñas, son países en los que el salto social de la pobreza se puede dar con mayor facilidad, la apuesta es que, como especialistas en Gineco-obstetricia, apoyemos a las mujeres, las empoderemos y las protejamos.

    Que todos los días sean el día de la mujer y el día de sus derechos, todos venimos de una mujer, no estaríamos en este mundo sin ellas, entonces, ¿por qué no ayudar a la dignificación de su género?, esto es solo una reflexión.

    Ivonne J. Díaz Yamal
    Presidente
    Federación Colombiana de Obstetricia y Ginecología – FECOLSOG.